34- Edison, ¿ y lo que nos hemos divertido?

 

Edison

Edison

“Muchos de los fracasos de la vida son de personas que no se dan cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se dieron por vencidos.”

Edison fue  un científico que transformó la sociedad antigua del siglo XIX  de materias primas,  transformación básica de las mismas, el esfuerzo humano y animal,   en la construcción de nuestra  cultura actual con su extraordinaria capacidad de trabajo, patentó 1.093 patentes (durante su vida adulta hacía un invento cada quince días)

  • Autosuficiente: instaló un taller para fabricar él mismo las bombillas, siempre prefirió depender de él y de sus medios.
  • Invulnerabilidad ante el desaliento:  Ningún contratiempo era capaz de desanimarlo.

Su madre despertó su interés por un libro que ella le regaló titulado Escuela de Filosofía Natural, de Richard Green Parker; tal fue su fascinación que quiso realizar por sí mismo todos los experimentos y comprobar todas las teorías que contenía.                                                                                                                                                                                                                  – Inadaptado en clase, un inútil (como Einstein):  En 1855 a los ocho años y medio Edison entra a la escuela. Después de tres meses de estar asistiendo, regresó a su casa llorando, informando que el maestro lo había calificado de alumno “estéril e improductivo”, tal eran los medios de memorización y cortas miras en el aprendizaje de las escuelas de entonces.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             – Inicio de su carrera: En 1859 empezó a vender diarios en el tren matutino que iba de Port Huron a Detroit, así como verduras, mantequilla y moras. En Detroit el tren hacía una parada de seis horas, las cuales aprovechaba pasándolas en el salón de lectura de la Asociación de Jóvenes (después Biblioteca Gratuita de Detroit). Ahí, comenzaba por leer el primer libro inferior y seguía por orden con los demás hasta terminar con toda la hilera. Creó el primer diario hecho y vendido por él mismo en un tren : el Grand Trunk Herald, semanario del que Edison tiraba cuatrocientos ejemplares.

 Tras salvar Edison  a un niño en las vías del tren en Port Huron, el agradecido padre de la criatura J. U. Mackenzie (telegrafista de la estación) le enseñó telegrafía. Cabe mencionar que en este incidente, el mismo Edison quedó sordo toda su vida, debido a que él mismo casi cae del tren salvando a este niño y un sujeto lo tomó de sus orejas.

  • Inutilidad de algunos inventos:   Edison ideó un instrumento sencillo para el recuento mecánico de votos en 1868. ( el mismo inicio, aunque distinta tecnología,  que más tarde haría IBM con su máquina contadora de votos)  Se podía colocar en la mesa de cada representante; tenía dos botones, uno para el voto en pro y otro para el voto en contra El instrumento se llevó ante un comité del Congreso de Washington. Ahí el veredicto fue brusco pero honesto:   “Joven, si hay en la tierra algún invento que no queremos aquí, es exactamente el suyo. Uno de nuestros principales intereses es evitar fraudes en las votaciones, y su aparato no haría otra cosa que favorecerlos”.  Los políticos consideraron que el invento “era tan perfecto que no cabía otra posibilidad que rechazarlo.”    Ese mismo día, Edison  se juró que jamás inventaría nada que no fuera, además de novedoso, práctico y rentable.
  • Aprendiendo:  poco después de cumplir veintiún años pudo hacerse con la obra del científico británico Michael Faraday Experimental Researches in Electricity, cuya lectura le influyó muy positivamente.

Primera impresora o máquina de escribir de la historia: Western Union, la más importante compañía telegráfica de entonces. Se le instaba a construir una impresora efectiva de la cotización de valores en bolsa. Su respuesta a este reto fue su primer gran invento: el Edison Universal Stock Printer.

   Creó su centro tecnológico, el Edison Laboratory (hoy monumento nacional), en torno al cual levantó numerosos talleres, que daban trabajo a más de cinco mil personas.

  • Aglutinó ideas dispersas, se fijó en pequeños detalles y todo esto lo unió para crear cosas útiles y que ahorrasen trabajo o aportasen alguna ventaja.

Un día su centro tecnológico,  que comprendía grandes naves con maquinaria, productos químicos etc,  ardió durante todo un día y una noche, salvándose sólo el edifico central, un operario íntimo amigo suyo mirando todo lo que se había perdido y el esfuerzo realizado le dijo con inmensa tristeza:

  •  Qué pena, todo se ha perdido….
  • Edison sonriéndole le contestó:    ” y lo que nos hemos divertido, ¿qué?

En 1931, en West Orange, Nueva Jersey fallece.  Como homenaje póstumo, fueron apagadas las luces de varias ciudades durante un minuto.

    Un ser que nos iluminó y que disfrutó de la Creación en las pequeñas cosas,  aportando a sus semejantes una valiosa ayuda y abriendo el siglo XX hasta nuestros días.

Otras publicaciones: http://wp.me/p45wXq-cO