35 – Verdi y Barbieri

Barbieri

Barbieri

 

    “Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja. (Anónimo)”

 

En 1.863 el genial Verdi estuvo en Madrid para poner en escena  “La forza del destino”.

En el estreno Verdi  estaba orgulloso sentado en el palco principal  y  Barbieri, músico  principiante,  al verlo de lejos en el teatro no pudo menos de enviarle un saludo en una cálida y efusiva tarjeta, ya que Barbieri era un gran fan y seguidor de Verdi.

   Verdi se marchó de Madrid sin acusar recibo de la amable carta del humilde compositor, Barbieri, que la esperaba con ilusión.

Tres años después componía Verdi su  “Don Carlos”  y quería dar el máximo color local al baile de las perlas que aparece en dicha obra. Para ello no conocía las fuentes apropiadas. Alguien le dijo a Verdi que el único que le podía ayudar era Barbieri, que poseía una colección de música antigua.

Encargó al tenor Fraschini las gestiones necesarias, ya que este tenía que cantar en el teatro Real.

Barbieri le enseñó al tenor un conjunto de partituras y le dijo:

  • Tengo la satisfacción de indicarle a ud., amigo Fraschini,  que poseo todo cuanto podía apetecer el maestro Verdi, pero me va usted  a hacer el favor de decirle en mi nombre que  “no me da la gana de facilitarle  nada”,  porque cuando estuvo aquí hace tres años yo pasé a saludarle con todo el respeto que le era debido y todo el entusiasmo que sentía por su talento y no se dignó tener ni una palabra de cortesía para un compositor que, aunque humilde, era, al fin y al cabo, un compañero de profesión.

(Del Taco Mensajero)

Otras publicaciones: http://wp.me/p45wXq-cO