44- Toro Sentado (Tejón Saltarín) …el último gran líder indio.

Toro Sentado

Toro Sentado

 ¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua” .                                                     …
Wakan Tanka, dadme tu ayuda y traed ante mí abundante cacería. Juntad las bestias, para que mi gente pueda comer este invierno hasta el hartazgo. Dejad que los hombres que andan en el buen camino sean invencibles, para que así las tribus sean fuertes e imbatibles. Dadles un corazón bondadoso, para que los siux puedan fortalecer sus lazos de amistad y ser felices. Si lo haces por mi, haré la Danza del Sol   (*) por dos días y dos noches, y te ofrendaré un búfalo.

Toro Sentado

(Tatanka Yotanka; en inglés, Sitting Bull o Toro Sentado,  el apelativo hace alusión a la tozudez del animal cuando se encuentra sentado en sus ancas) o  Jumping Badger (Tejón Saltarín),; Dakota EE UU, 1834 – Fort Yates 1890) Jefe y líder religioso indio piel roja.

Sioux hunkpapa, de joven formó parte de la akicita (sociedad secreta) Corazones Valientes, y ganó fama por sus gestas, lo cual lo convirtió en uno de los más importantes líderes espirituales sioux, firmísimo defensor de las antiguas costumbres durante la lucha de su pueblo contra la penetración estadounidense.

El descubrimiento de oro en las Colinas Negras, que se encontraban en el centro del territorio sioux, (hay quien dice que fue una artimaña del ejército para invadir los territorios sagrados y eliminar a los indios de America),  atrajo a un sin número de buscadores, movió al gobierno de Estados Unidos a realizar una operación de castigo? en 1876.

En esta situación, Toro Sentado dio muestras de ser un verdadero líder y consiguió la alianza de varios jefes sioux y cheyenes, como Caballo Loco, Agalla y Águila Moteada. Los indios se encontraban reunidos en un gigantesco campamento en Little Big Horn, cuando, el 25 de junio, fueron atacados por el séptimo regimiento de caballería del general Custer, en una acción pésimamente organizada; en cambio, los pieles rojas, encabezados por Toro Sentado, respondieron con tanta energía como ferocidad, y tras aislar a las diversas unidades de caballería, las aniquilaron.

Entre los años 1863 y 1868, EEUU  realizaba incursiones en los campos de caza del territorio de los lakota, lo que provocaba continuos conflictos. De hecho, a raíz de una rebelión de la tribu siux santee en Minesota, se realizó una intensa campaña militar en la que Toro Sentado tuvo su primera batalla contra las tropas gubernamentales en junio de 1863. En 1864, volvió a pelear en la batalla de la montaña Killdeer, y también dio albergue a los sobrevivientes de la masacre de Sand Creek en el Territorio de Colorado, que había sido ejecutada por los militares en detrimento de las tribus cheyenne y arapajó.

 Ese mismo año, la señorita Fanny Kelly cayó como rehén de los siux por cinco meses, y pudo conocer a Toro Sentado. Ella daría testimonio de la hospitalidad del jefe tribal con estas palabras:

“«Era cortés y afectuoso con su esposa e hijos, y se comportaba de igual manera con los forasteros. En el tiempo que pasé con ellos, la comida escaseaba, y tanto Toro Sentado como su esposa preferían pasar hambre con tal de alimentarme. Mantengo un lugar para ambos en mi corazón».

La tragedia de Little Big Horn desató la ira de los estadounidenses, y desde entonces más tropas asediaron a los lakota, y la imagen del indio salvaje y bárbaro se afianzó en todo el país. Para el mes de septiembre, mientras los nativos se habían dispersado por la caza del búfalo, el general George Crook atacó una villa siux ubicada en Slim Buttes, cercana a los campos mineros de Black Hills, en la que “se ejecutó indiscriminadamente a hombres, mujeres y niños.”

 Cuando Toro Sentado se presentó en el lugar, cayó en sus manos una nota del militar en la que le dejaba un recado: “Que hasta el último de los nativos sería eliminado o hecho prisionero, por lo que reclamaba la rendición de los siux.”

Luego de esta victoria, el jefe sioux, perseguido por fuertes contingentes del ejército, se vio obligado a marchar a Canadá. Tras regresar, aceptó vivir en una reserva, e incluso llegó a trabajar en el espectáculo de Buffalo Bill (un día aburrido Búffalo Bill mató a 500 búfalos y preguntado dijo : no tenía nada que hacer…), pero su hostilidad hacia Estados Unidos se mantenía, y ello lo indujo a unirse al movimiento de la Danza de los Espíritus, que pretendía el regreso a los viejos tiempos y la destrucción del hombre blanco apelando a los espíritus de los antepasados. En 1890 fue muerto a tiros por soldados del ejército estadounidense, días antes de la matanza de Wounded Knee.

“Cuando taléis el último árbol, pesquéis al último pez, y el último río sea destruido os daréis cuenta de  que el dinero no se puede comer.”

Otras publicaciones: http://wp.me/p45wXq-cO

Danza del Sol : danza india (prohibida en EEUU hasta la presidencia de J.Carter)  y consiste en danzar, entrar en éxtasis por agotamiento y desvanecerse por no tener fin en el tiempo. Con ella los indios se comunicaban con sus seres amados, y podían predecir o intuir el futuro. Danza mágica.