84- ¿Colapso función de onda o premonición autocumplida?

                           “Todo lo que puedas imaginar es real. Pablo Picasso.”

“La realidad no “es”, se crea o modifica  gracias a la conciencia del observador.”

Del colapso de función de onda a la sincronicidad o premonición autocumplida.

  • Se define el colapso de la función de onda: cuando se intenta medir o conocer un sistema, consciente (o inconscientemente) éste se colapsa, es decir, es modificado por el observador. Este colapso es aleatorio no podemos saber cuando, ni en qué sentido va a colapsar o a ocurrir, es algo probabilístico, es decir, desconocemos el resultado final pero “ayudamos a él o colaboramos con su voluntad”.
  • Sincronicidad : coincidencia  o casualidad significativa de ocurrencia de unos sucesos cuyo contenido tenga un nexo de unión. Es decir, el nexo de unión es la conciencia del observador, como se decía consciente (o inconsciente).

    ¿Qué relación existe entre colapsar una función  de onda, escoger probabilísticamente un camino o que esa casualidad sincrónica ocurra independientemente del tiempo?

Un ejemplo: Anthony Hopkins contaba que buscó por todas las librerías de Londres la novela de George Feifer, -guión de la película “La mujer de Petrovka”- pero no la encontró.

    Un día cualquiera, en la estación de metro de Leicester Square en un banco el libro pareció destellear a los ojos de Hopkins.  Justo ése era el libro que buscó con tanto ahínco tiempo atrás.  Dos años más tarde durante el rodaje de la película, Hopkins conoció a Feifer y le contó la anécdota. Feifer le dijo que justo ése era el libro que él perdió, ya que al margen habían anotaciones de su puño y letra. ¿Qué nexo de unión existía entre Hopkins, Feifer y su novela, podría haber encontrado una novela de un autor distinto, la misma novela pero no de Feifer, por qué justo la encontró y era justamente de Feifer cuando éste la perdió?

    ¿Qué probabilidad existía que la encontrase Hopkins? Ciertamente no fue cero. ¿Por qué no fue cero? Porque la búsqueda de esa novela por Howkins, el observador, modificó el resultado, su aparición tiempo más tarde. Es decir, se puso en marcha el “encontrar novela de Feifer” modificando la realidad, y ésta apareció,  aunque el tiempo pareció no influir. ya que en cuántica no existe.

En los años 30 del siglo pasado, Einstein, Rosen y Podolsky, afrontaron este dilema escribiendo:      “No cabe esperar ninguna definición mínimamente razonable de la realidad que nos rodea”.

¿Lo que interpretamos como la realidad, es realmente real?

El árbol que en otoño vemos de color amarillo, ¿es de color amarillo? Sabemos que justamente el color que “rechaza” es el amarillo, es el color que no posee. ¿Las abejas ven el mundo real de los mismos colores que nosotros. Un perro olfatea el entorno igual que nosotros? Hablamos de realidades locales o personales, o de especie. Prigogine dice: “La realidad se nos revela sólo a través de una construcción activa en la que participamos”, es decir, la cuántica nos dice que la conciencia se fusiona, u ordena el mundo material caótico e impredecible.  Existe un diálogo o colaboración inexplicable entre el hombre y la partícula.

La mecánica cuántica nos habla de la imprecisión de la realidad y de que ésta colapsa cuando la conciencia del observador “interfiere o mide” esa realidad. Nos dice que la luz es a la vez onda y partícula, y que al “medir o inmiscuirnos” en un sistema lo estamos alterando o modificando, es decir convertimos la onda en partícula o al revés,  lo colapsamos.

   El principio de incertidumbre que una vez que “medimos” una parte de un  sistema no podemos medirlo en su totalidad, es decir, una vez sabemos la velocidad del elemento desconocemos en ese instante su posición, o al revés. Es decir, no podemos conocer “ninguna definición mínimamente razonable de la realidad que nos rodea”, según se dice al principio del artículo.

¿Entonces qué es la realidad? ¿Qué es la totalidad de lo creado? ¿Mi conocimiento “modifica” el sistema?

  • ¿El Todo,el  inconsciente colectivo o sincronicidad?

       Sincronicidad: coincidencia  o casualidad significativa de unos sucesos cuyo contenido tenga un nexo de unión. C.G.Jung decía que todo está interrelacionado y que la casualidad no existe.                                                                                                         

  • ¿La conciencia del observador modifica la realidad, efecto Pauli?                                          El gran físico Pauli narraba que si estaba presente o cerca de los equipos técnicos éstos se “modificaban” o se averiaban y los experimentos se echaban a perder. Cualquier experimento se destruía con su sola presencia.

Podemos deducir  que la alteración del experimento en la cuántica por la intervención del observador  ocurre de la misma forma que cuando realizamos una premonición autocumplida, es decir, a nuestro pesar ponemos en marcha un proceso para un sistema,  de “realizar o hacer algo en el tiempo, no importa cuánto sea éste”.

   La “modificación de la onda en partícula o al revés”, sólo que no sabemos cuando va a ocurrir o si va a ocurrir, lo cierto es que la conciencia ha modificado la materia.

Bibliografía:

Ensayo de Pauli : “Interpretación de la naturaleza y la psique”, Ensayo de C.G.Jung sobre “Sincronicidad como principio de conexiones acasuales”.

Einstein:  La física, aventura del pensamiento.

Jesús Galindez : Física cuántica en el pensamiento, acción y sistema neuronal.

Gerald M. Edelman y Giulio Tononi: El universo de la conciencia, Cómo la materia se convierte en imaginación.

Otras publicaciones: http://wp.me/p45wXq-cO