Escuchar, como máximo arte en las relaciones… 90

Freud con su sobrino

Freud con su sobrino

 

Escuchar…

“Escuchar con paciencia es, a veces, mayor caridad que dar.” Luis IX de Francia.

Con frecuencia el primer impulso que nos viene cuando alguien nos pide nuestra opinión es ir a nuestro pasado, a nuestro disco duro y dar un consejo. Asimilamos que la persona que nos habla es idéntica a nosotros, incluso en su situación, entorno, circunstancias. etc. No es así. Incluso cabe la posibilidad de no haberle entendido perfectamente, no importa, le damos un consejo.

Se cuenta de Freud que siendo joven y en sus primeras visitas de pacientes ricos -de hecho la psicología de Freud es de los ricos la gente a la cual trató, en cambio Adler es distinta ya que la clase era obrera y pobre.- Freud desconcertado en una visita de una señora se puso a escribir y tomar notas, miraba desconcertado de vez en cuando a la señora.
Esta, al salir de consulta le dijo: doctor me ha curado, no sé que ha hecho, pero me encuentro aliviada, gracias.
Freud quedó muy sorprendido y pensó sobre ello.
Una de sus frases famosas, variante de la citada es :“No hay medicina más efectiva, que una palabra de aliento”, Freud.

… Y es que el escuchar es alegrarte de los éxitos y entristecerte de los tropiezos, “junto con” la persona ” es “darte” al otro no como espejo, sino como Uno.