113- PERDER ES GANAR

 

La biodescodificación y las diferentes clases de bio,s , siempre inciden en una idea repetitiva y no por ello básica y fundamental: “la carencia.”

La carencia, la falta de abundancia, el creerse separado erróneamente de la fuente original, el no tener, básicamente es la idea del pecado original en el cual perdimos el Paraíso, o del hijo pródigo que dilapidó la herencia de su padre y eternamente vuelve al Padre.

De alguna forma nos indican que “debemos recuperar” lo perdido, lo que fuimos, la inocencia prístina, la emoción de la vida latente en nosotros, el momento semilla que truncó nuestro devenir cambiando ese momento por más consciencia, etc.

Creo que aceptar el presente y no mirar al pasado como fuente de información o decisiones a tomar, es un acierto. Nos impedimos estar anclados allí, cuando todo ocurre ahora, nos impedimos seguir viajando ahora y quedarnos en cualquier estación de paso de cualquier tiempo.

Hay que ser ligero, tener lo mínimo y compartir con los demás lo máximo.
No hay que aceptar que nada ni nadie te obliguen a aceptar situaciones que te impidan ser lo que deberías ser, eso es caer en la mente de otros.
Después los sillones de psicólogos y psiquiatras hacen cola de pacientes que aceptaron ser vendidos por 33 monedas, cuando lo más sencillo era decir -no-, entonces el viaje al infierno nos lo habríamos ahorrado.

Cuando nos dicen vivir en carencia, entiendo que es vivir en modo pedigüeño renunciando a lo que somos.

Yo entiendo vivir en el perder, en el dejar, en desprenderse poco a poco de lo que nos ata, nos impide volar.
Perder es encontrar, tener nuevas oportunidades de conocer gente nueva, libros nuevos, vivencias nuevas que de no “haber perdido” no hubiéramos realizado y conocido.

Bienaventurados los perdedores porque de ellos es el mundo de nuevas oportunidades, otras posibilidades.
No es mala suerte, es otra oportunidad. Mala suerte, buena suerte, ¿quién sabe?.
Debes volver a enamorarte de ti, no como Narciso embelesado mirándose en el reflejo del lago, sino como tu creador, mirando el viaje que espera ser continuado, porque la vida es un riesgo, es una aventura, no es un viaje organizado, es un viaje que te sigue esperando en el eterno presente.

Art.G. 31-10-18
#perder #carencia #viaje