128- MI DIÁLOGO O MALTRATO INTERIOR, O.Pujol Borotau

Artículo de mi primer maestro”Oriol Pujol Borotau “ ex-jesuita, budista , residente en Goa-India.

Conocí a un ejecutivo de una importante multinacional que tenía fama de ser obsesivamente perfeccionista. 
Ello se traducía en una altísima exigencia con sus colaboradores.
Sus mensajes a su equipo eran siempre los mismos: “Seguro que lo puedes mejorar… “, “si le das otra vuelta, todavía le puedes sacar más jugo…”, “está bien, pero todavía no está al cien por cien…”.

Más de una vez me había explicado con impotencia que se desesperaba con el bajo nivel de autoexigencia de sus colaboradores. “Se conforman con cumplir, pero no van a buscar nota”, me decía de ellos.

En cierto momento pasó una importante crisis profesional. 
Sus colaboradores, desmotivados y con una sensación creciente de estar permanentemente presionados, se amotinaron y le echaron en cara su desmesurado perfeccionismo. 
Él aceptó la crítica y prometió intentar comunicarse con ellos de forma diferente. Lo cierto es que lo intentó, y durante un tiempo realizó un loable esfuerzo por evitar los mensajes de exigencia y por transmitir mensajes de aliento y motivación.

Pero el cambio duró poco. 
Una tarde me confesó que lo había intentado con todas sus fuerzas, pero que no lograba interiorizar aquella nueva forma de comunicarse con los demás, y cuando bajaba la guardia, volvía a los mensajes de exigencia. Hablamos largamente, y durante aquella conversación me relató un episodio de su trabajo que me dio la clave de lo que le estaba ocurriendo.

Me habló de una reciente presentación que había hecho al consejo de administración. “¿Cómo te fue?”, le pregunté. “Bastante bien”, me dijo. “Pero soy consciente de que no estaba al cien por cien. Podía haberlo hecho mejor…”.

< Contigo, conmigo>

“Nuestro lenguaje es un indicador muy fiel de cómo nos vemos como personas”

Cuando descubrimos que nuestra comunicación con los demás no funciona el verdadero cambio en nuestra comunicación no se producirá si no realizamos primero un cambio interior. 
Y no podemos hacer este cambio interior si en primer lugar no descubrimos qué nos decimos a nosotros mismos, es decir, cuál es nuestro diálogo interior.

Cuando tenemos consciencia de que nuestra comunicación con los demás no es bien recibida, el primer paso ineludible será descubrir qué mensajes nos damos a nosotros mismos a diario, pues nuestro diálogo interior es el origen de nuestra comunicación hacia el exterior.

Porque si continuamente nos damos mensajes de exigencia, nos censuramos a nosotros mismos por no haber hecho las cosas mejor y nos echamos en cara nuestros pequeños errores, exigiremos sin límite a los demás, los censuraremos todo el tiempo y no les perdonaremos ni un fallo.

En cambio, si nos damos a nosotros mismos mensajes de aliento, nos perdonamos los fallos sin importancia y nos reconocemos las victorias, haremos lo mismo con la gente de nuestro alrededor.

Pero ¿cómo podemos tener consciencia de nuestra voz interna si para empezar es una voz que no oímos?

Hay dos momentos esenciales en los que nos será fácil escuchar esta silente voz interior y en los que podremos descubrir qué nos decimos a nosotros mismos: cuando algo nos sale bien y cuando algo nos sale mal.

Ante un fracaso : 
hay dos tipos de mensajes que nos lanzamos a nosotros mismos: podemos decirnos cosas como “ya he vuelto a fallar”, “nunca lo conseguiré”, “lo he hecho mal” o “no sirvo para esto”. 
…o podemos decirnos cosas como “no lo he conseguido, pero he trabajado bien”, “tendré otra ocasión para conseguirlo”, “ya sé qué tengo que hacer la próxima vez” o “todos fallamos alguna vez”.

Y ante una victoria : 
tenemos también dos tipos de mensajes que nos podemos dar: “no es mérito mío”, “ha sido suerte”, “no me lo merezco” o “mejor que no me lo crea”, o, en cambio: 
…” he hecho un buen trabajo esta vez”, “voy a disfrutarlo”, “me he esforzado y ahora tengo la recompensa” o “estoy preparado para esto”.

Todo depende de si te amas a ti mismo.

Oriol Pujol Borotau Oct. 2010

Un año después fallecía …

arturo 22 de abril de 2012, 11:24
Si resistes persistes, si lo aceptas lo transformas…… Mi querido y primer profesor. Me sorprendio mucho conocerte en una presentacion en EADA. A partir de ahi en muchos cursos y seminarios te segui, fiel.
Gracias por todo.
Arturo Garcia

Fantasías: 
1.- fantasía del árbol, del riachuelo y del tronco de madera, O.Pujol: https://www.driveplayer.com/…

2.- Fantasía de la estatua O.Pujol: https://www.driveplayer.com/…

3.- Fantasía para curar las llagas de la infancia O.Pujol: https://www.driveplayer.com/…

4.-Desarrollo autestima O.Pujol: https://www.driveplayer.com/…