129- EL AMOR DUELE. (LA PERDIDA)

“Al que ama, le duele la pérdida; donde no hay amor, no hay dolor”.
Comento la pérdida de un ser querido. Hay multitud de casos distintos, de pérdidas diferentes, de procesos y pasos del duelo distintos, pero sólo voy a comentar unas pocas pinceladas, por espacio.

“No podemos perder aquello que somos, sólo aquello que tenemos, E.Tolle.” La identificación con la forma, con el mundo fenoménico de separación, de la dualidad, de la creencia enraizada en nuestro interior de no ser merecedores de, es la raíz de este proceso.

El dolor ante una pérdida es una señal que indica que esa pérdida era amada, era sentida, era vivida.

Es ese tiempo posterior un proceso de adaptación de nosotros mismos, de reinventarse y tiempo de acompañar a nuestro dolor ante un cambio. Es tiempo de estar con nosotros.

Lo primero es saber que la pérdida es normal. 
Buda lo dijo infinidad de veces, recuerdo aquella famosa parábola del grano de mostaza, la madre pierde a su hija, va a Buda y éste le dice que si encuentra a una familia sin fallecidos les pida un grano de mostaza, se la entregue y él se promete a resucitarla. La madre vuelve sin el grano de mostaza, sin hablar, y Buda la mira.

Hay un proceso al principio de irrealidad, de no ser posible, este hecho, de caos mental, esto amortigua la ausencia.

Quizá se piense que el sentimiento más habitual en el duelo es la tristeza, pero el más difícil de manejar es la culpa,normalmente irracional porque tenemos fantasmas internos.

El inconsciente soluciona el dolor enfermándonos. La enfermedad es el síntoma, la expresión del inconsciente para intentar solucionar este problema.

Ocurre, por ejemplo, cuando una mujer se queda viuda y, al principio tiene la cercanía de sus hijos, pero, después, cuando cada uno vuelve a su vida, la mujer se siente enferma porque, “una oportunidad ” que la naturaleza le ha dado para abordar su sufrimiento es enfermar, que es un camino con el que el duelo da la cara.
La enfermedad es “el síntoma de” haberse quedado sola tras morir su esposo.

La culpa: surge por pensar «si hubiera hecho tal cosa…», el difunto ahora estaría vivo.Otra de las reacciones será la de sentirse culpables. Aunque el pequeño haya fallecido por una enfermedad, lamentarán no haberle llevado a otro hospital, no haberle dicho más veces te quiero, no haberle podido ayudar más. Y si se trata de un accidente pensarán que podían haberlo evitado. Siempre el ego, la carencia, nunca la presencia y el perdonarnos.
Art.G. 29-11-18 #perdida #duelo

Video La pérdida J.C.Bermejo: https://www.youtube.com/watch?v=8w2xGSPKtGo

Libro: http://paliativossinfronteras.org/…/APOYAR-SANAMENTE-EL-DUE…