153- EL PENSAMIENTO OCULTA LA VERDAD

“No pienses con palabras, es mejor que procures ver la imagen. Jean Louis J.Kerquac”

En la película Lucy, le preguntan a ella: ¿qué es la realidad?, y contesta:
… “traducimos el Universo en base a criterios y modelos simbólicos que hemos adoptado, como las matemáticas.” 
Pero el Universo no es el código que nosotros le hemos dado. Es un código o modelo para sernos útil a nosotros.

“Yo no soy el cuerpo, no soy mis emociones, no soy mis pensamientos. Soy el testigo que lo observa todo y nada de ello es realidad.” Dicen los libros Vedas.

Tesla decía: “si lo que quieres es encontrar los secretos del Universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración.” Son los códigos o lenguaje del Universo.

Nuestros cerebros piensan por nosotros de manera inconsciente. 
Con frecuencia enfermamos porque creemos que el pasado es real, que la carencia es depresión, o que siendo ricos y multimillonarios aún seguimos comiendo las migajas de pan que quedan al comer, porque “recordamos” una carencia de afecto de nuestra madre cuando éramos pequeños.
La mente trabaja con símbolos, el inconsciente son millones de símbolos, sueña con símbolos, nos habla con símbolos, pero “no son nuestros símbolos”, son símbolos de el.
Quizás en esa desarmonía de idiomas o modelos enfermamos.

La complejidad del cerebro humano es manejar símbolos y emociones, algoritmos y olores, recuerdos y sensaciones. 
¿Cómo se crea un algoritmo de felicidad, o de amor?

El cerebro constantemente hace diversas funciones simultáneas, siempre que sean de canales distintos; podemos ver la tv, pelar patatas y masticar por ejemplo. 
Y realiza múltiples traducciones: todo sentido capta la información de la “realidad”, la transmite por impulsos, y el cerebro la traduce, la descodifica, la ordena, la prioriza.

(Ver la imagen a la derecha, donde faltan vocales, al leerlo rápidamente el cerebro “rellena” los caracteres sustituidos.”, esto lo hace inconscientemente. )

Así mientras estamos hablando con alguien si el cerebro huele a humo, o escucha una fiera, enseguida dejará de hablar. Está siempre atento. Está priorizando.
Llegará un momento que hablemos con un espejo de nosotros, con algo casi idéntico pero no igual, y le digamos “no te entiendo.”

En este esfuerzo y adaptación constante a los cambios el cerebro funciona como “un modelo de la realidad”, no con la realidad en sí. 
Se dice que el Universo es un holograma. 
En cuanto ves una rosa la hueles y dices: esto es una rosa, has creado una etiqueta, un símbolo y has matado a la rosa real. 
Ahora no te relacionarás con ella desde la inocencia, desde el yo y la rosa, te relacionarás con un modelo simbólico y dirás “las rosas”, pero no sabes qué son “las rosas”, conoces sólo a tu rosa. Las rosas no existen, existe una multiplicidad de rosas. Como la humanidad y el ser humano. Existe la persona como existencia.

O como dice Corbera: 
“Nos ponemos enfermos inconscientemente, tomamos consciencia y nos sanamos inconscientemente.”

Artur García 11-10-18. #biodescodificacion