170- EL TAN ANHELADO CAMBIO ESPIRITUAL

El cambio puede ocurrir en ti ahora mismo. 
No depende de los demás, ni de tu pareja, amigos, familia, trabajo etc. 
No depende de que otro haga o no haga nada, ni de su decisión, solo depende de ti.
El eterno ahora lleva esperando mucho tiempo que tú te decidas por fin a cambiar. 
¿Cambiar a qué, para qué?

Cambiar a algo nuevo, algo fresco, algo vital, a la vida que entra en ti cada segundo, a ser consciente de que ella anida en ti, en tu dimensión de amor y quietud, te está llamando a tu puerta para entrar, permítele sin juzgar, ni etiquetar, ni condenar a los demás ni a ti mismo, que la Vida entre en ti, arraigue en ti, respire por ti, que tú seas vida en su máximo esplendor, en su máxima energía, ser un reflejo de la Creación.

Para que se produzca ese cambio hacen falta dos cosas:

1.- No juzgues. Juzgar perpetúa esa visión dual de separación, el otro y yo.

2.- Los demás no son aquello que hacen, son lo que son. 
Eso aumentará en ti la compasión por ellos, la comprensión que están en caminos andados antes por ti, tú estuviste también en ellos, tú tenías esa misma información errónea que ellos, de creencia en la separación, dualidad.

Permite que tus hermanos transiten esos caminos siendo sólo un observador compasivo de ellos.

Respira profundamente en tu interior. 
Tu cambio siempre estuvo en ti, sólo que no fuiste consciente de él. No necesitas cambiar, ya eres ahora el cambio esperado.

Artur García 17-12-18 #cambio #meditación