181-¿QUE APRENDÍ CON LA ESPIRITUALIDAD?

Esta frase es de otro blog y varios miembros del post comienzan a enumerar con satisfacción un conjunto de logros, un conjunto de propiedades, situaciones, aparentemente positivas y loables realizadas este año y una lista para conseguir el próximo.

¿Realmente los que nos dedicamos o nos gusta ” la espiritualidad” sabemos algo?
Es como decir que en un guardarropa por estar entre vestidos, trajes, abrigos, etc. conocen profundamente los tejidos y sus propiedades físico-químicas. En un guardarropa sólo guardan la ropa y se la dan a quien acredita de ella, no entienden de ninguna propiedad.
Escucho: debo estudiar más, aplicarme más, hacer más cursos (una moda lucrativa de tener conocimientos, no de ser).

Si a un pez le hablases y entendiera, lo que es el agua donde vive, no lo entendería. El simplemente es en ella, no la estudia ni sabe, él pertenece a ella.

¿Cómo enseñar estar en el ahora, esperar al siguiente pensamiento y ver que no pensamos en ese espacio, ser observador de sí mismo, sentir la emoción que nos inunda siendo sólo observadores, sentir la presencia del Ahora, entrar en la dimensión de la quietud y ausencia de forma, etc.?.

Un maestro zen se dió cuenta que otro maestro que enseñaba meditación y tenía muchos discípulos, la importancia del maestro se contaba por el número de los que le seguían, había algo en él, algo discordante en lo que decía, era todo perfecto pero había algo extraño.
Le preguntó un día: ¿has meditado alguna vez? El otro maestro se quedó mudo. 
Viendo su emoción y respuesta el maestro le volvió a decir: si me dices que sí, lo creeré y no te lo volveré a preguntar, pero si me dices que no, te enseñaré yo mismo a meditar.
El otro maestro contestó: nunca he meditado, no obstante enseño a meditar.

Es lo mismo que cuando le preguntaron a CG Jung: ¿cree en algo superior? Contestó: no creo, sé.

Artur Garcia 21-12-18 #espiritualidad