202-“… SÉ QUE HA SALIDO PODER DE MI”

Actualmente cualquiera que escuchara esta frase diría que no está muy bien quien la dice o que es quizás magia o similar.
Pero fue dicha hace 2.000 años.
Estamos en un presente dual.
Nos polarizamos entre materia y energía. 
Lo vemos como dos entidades distintas.
Estamos entre Newton y Einstein, sin saber con frecuencia realmente donde estamos.

Estamos rodeados de energía de todo tipo, vemos como hay coches con motor de hidrógeno, eléctricos, celulares, ordenadores, hay satélites alrededor de la Tierra, etc.
Todo lo que nos rodea es energía pero no creemos que nosotros seamos energía, sino materia.

La creencia de Newton, Darwin, etc es una visión parcial, materialista, la vida existe por conjunto de células ordenadas en órganos, sistemas por azar y leyes combinatorias.

“El campo es la única entidad gobernante de la materia. Albert Einstein.”

Antes decíamos “espíritu” ahora decimos “campo”, es lo mismo, exactamente lo mismo. 
Espíritu=Campo

¿Qué es el campo o espíritu? : 
“son fuerzas invisibles en movimiento que influyen al mundo físico.”
Los pensamientos generan un campo energético. 
Pensamientos positivos, salud. Negativos, enfermedad.

Hay un hecho de Jesús que a pesar del tiempo, las amputaciones etc de los evangelios nos ha llegado, muy sorprendente:

… esta mujer judía lleva 12 años sufriendo hemorragias 
y ha oído lo que cuentan de Jesús y por eso ha salido a buscarlo, intenta entre la multitud pasar lo más desapercibida posible y encontrarle para que la cure.
Va pensando: “Seguro que con solo tocarle la ropa me pondré bien”. 
Cuando por fin toca el borde del manto de Jesús, siente de inmediato que ha dejado de sangrar. 
¡Se ha curado de esa “angustiosa enfermedad”! (Marcos 5:27-29).

Enseguida Jesús pregunta: “¿Quién me tocó?”. 
En ese momento, Pedro, pensando que se trata de una pregunta absurda, le contesta: 
“Estás rodeado de gente y te están apretando”. 
Entonces, Él explica:

“Alguien me tocó, porque sé que ha salido poder de mí” (Lucas 8:45, 46).

En efecto, la mujer se ha curado gracias al poder que salió de El. “Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y queda sana de tu angustiosa enfermedad” (Marcos 5:34).

UCDM dice: ” II El temor a sanar 
7. ¡Cuán justos son los milagros! 
Pues os otorgan a ti y a tu hermano el mismo regalo de absoluta liberación de la culpabilidad. 
Tu curación os evita dolor a ti y a él, y sanas porque le deseaste el bien. 
Ésta es la ley que el milagro obedece: la curación no ve diferencias en absoluto.

No procede de la compasión, sino del amor. UCDM”.

Artur Garcia 18-2-19 #campo #pensamiento