204-EL VIAJE DEL INCONSCIENTE COMO MOCHILA

El inconsciente realiza un gran Viaje del Héroe partiendo desde nuestros ancestros hasta llegar a nosotros finalmente.

Un ejemplo: nuestros abuelos deseaban tener estudios pero trabajaban el campo. 
Su nieto a través de muchos esfuerzos consigue estudiar, entrar en la Universidad y ser médico.
El nieto consigue realizar el “Viaje del Héroe”, consigue hacer realidad esa ilusión, objetivo de la familia de poder tener estudios.
Tienen estudios “a través de su nieto”. El nieto los ha trascendido, ha cumplido “su misión.”

La historia es la siguiente: el Héroe sale del clan y ayudado por el mago que le dará las herramientas para este viaje, llegará un momento donde deberá dilucidar si pasa o no El Umbral, la zona de riesgo, donde se le dará el fuego de Prometeo.
El nuevo conocimiento adquirido, el fuego, lo llevará de regreso, como logro conseguido a su clan, al inconsciente del mismo para trascenderlo o elevarlo hacia la divinidad.

Ahora veremos el viaje del inconsciente desde que se nos da por el clan como individuo del mismo, hasta que comenzamos nuestro viaje siendo concebidos y más tarde finaliza con nuestra mochila…

El inconsciente del clan, la información del mismo, viajará hasta el Vientre materno y el Proyecto sentido (hasta los 3 años). 
El momento de los 3 a los 6 años es donde el inconsciente hace de grabador y todo lo acepta sin verificarlo y de allí emergerá nuestro Héroe listo para la vida, pero sin saberlo con una nueva mochila heredada.

Esa mochila grabada a fuego, donde no podrá saber lo que contiene son: 
Los miedos, las culpas y las carencias de nuestro clan que nos son entregadas a través de ese viaje.
Será algo que nos afectará en nuestra vida, ya que son programas, el 95%, de otros y no sabremos el por qué.
No sabremos que actuamos, pensamos en base a la información de nuestro clan, sociedad, etc.

Nos encontraremos quizás mal y no tendremos las herramientas ni la información de nuestra mochila, del inconsciente y el trabajo pendiente que el clan, el vientre materno, el gemelo evanescente ( gemelo que desapareció) y el primer período de la infancia nos grabaron directamente, nos entregaron.

Fases

– Transgeneracional: 
En él, el clan nos da inconscientemente sus carencias para trascenderlas, son heredadas directamente por nosotros. Cogemos la mochila.

– Vientre materno: 
Allí captaremos la química de nuestra madre, sus miedos, traumas, risas, carencias, amor, afecto directamente, en sangre, y ese paquete inconsciente de química, al cual le faltan las emociones -el bebé no las conoce-, será algo que durante toda su vida tratará inconscientemente de “completar”, de “asociar” ,emoción –> química.
Será una persona risueña sin saber por qué, melancólica, tímida, etc ya que esos patrones de vida han sido adquiridos a través de la madre y el padre a través de sus emociones. 
Nuestra mochila se va cargando.

– El gemelo evanescente: 
a veces en el vientre materno convivimos con un gemelo sin saberlo nunca. Pueden ocurrir estos casos,
a- Este gemelo no prospera: es absorbido por el cuerpo del feto.
b- Prospera pero fallece al nacer, con frecuencia se comentará que es un feto no desarrollado y asociado con la placenta.
c- Prospera y nace junto con nosotros. Somos gemelos.

Ese gemelo evanescente es la relación más íntima que llegamos a tener, más que con nuestra madre, ya que convivimos en el mismo lugar con un ser idéntico a nosotros.
Esa relación de no prosperar será “una carencia de vida” que llevaremos con nosotros. 
Estaremos tristes, decaídos, nos falta algo (o alguien) y no sabemos “el qué”.
Sólo el inconsciente lo sabrá.

– Proyecto sentido (hasta los 3 años) y hasta los 6 años.
El bebé, el niño, lo que ve lo graba directamente en el inconsciente.
Carece de herramientas y es uno con su ambiente, su entorno. Todo: alegrías, miedos, culpas, lo grabará. 
Será información añadida a la mochila, más entorno grabado a fuego. Más peso a llevar, la mochila se va haciendo pesada.

A partir de los 12 años, comenzará a tener herramientas, a comunicarse con su entorno y dará los primeros pasos en un mundo nuevo, donde ese mundo ya le habrá cargado con una mochila, no suya, sino de otros. 
Empieza a llevar la mochila y parece que pesa…

Siempre se preguntará qué lleva en la espalda y para qué.

Sabrá que lleva algo, pero no sabrá que es la historia de otros, no de él.
Por eso se llama subconsciente o inconsciente, es lo mismo. 
Es una mochila de otros.

Artur Garcia 16-2-19 #inconsciente #transgeneracional